Sobre el escudo de Villamartín de don Sancho

Los estudios sobre heráldica, más allá de servir como abigarrados ornamentos para el salón de muchos hogares, pueden aportar un valioso testimonio gráfico sobre la Historia de Villamartín de don Sancho.

En él podemos averiguar algunas de las casas nobiliarias que tuvieron alguna vinculación con esta villa y que a continuación pasaremos a describir:



  • Situado en el cuadrante superior izquierdo nos encontramos con la banda de los Tovar, originarios de la villa de Tobar, situada en la actual provincia de Burgos y perteneciente por entonces a la merindad de Villadiego:

  • En el cuadrante superior derecho encontramos el León y el castillo, símbolos identificativos del linaje de los Enriquez, familia que llegó a ser una de las de mayor influencia en el ámbito de la corona de Castilla y que ostentaron el cargo de duques de Medina de Rioseco y Almirantes de Castilla. A esta familia perteneció Villamartín hasta el año 1543, año en que fue comprada por Fernando de Tovar y conmutada por Velamazán, actual provincia de Soria:

  • En tercer lugar nos encontramos con las cinco estrellas, símbolo de la familia Rojas, a la cual pertenecía Elvira Gómez de Sandoval y Rojas, casada con Sancho de Tovar Enriquez de Castilla e hija del conde de Lerma:


  • Por último en la esquina inferior izquierda vemos tres palas utilizadas para sacar pan del horno, así como una serie de medias lunas, símbolo inequívoco de la Casa de Padilla, lo cual parece indicar que el escudo fue encargado por don Sancho, hijo de don Fernando y casado con Isabel de Padilla:

Para concluir una curiosidad: los escudos conservados tanto en la Iglesia de Villamartín de don Sancho como los encontrados en la comarca de la Tierra de la Reina (en torno a Boca de Huérgano) son iguales, lo cual nos habla de la vinculación entre ambos territorios en torno a la casa Tovar.

Entradas populares de este blog

EL PAYUELO Y PARAMO DEL REINO DE LEÓN en los siglos X y XI. Gran lección de Historia

Un pescador de Cistierna captura una trucha de casi 9 kilos en el Río Esla