Impulsan en Perú la beatificación del religioso Serapio Rivero natural de Bercianos del Real Camino


“Están brotando pedigüeños por doquier para que interceda por ellos”
“En Chosica (Perú) le conocían todos y ahora se encomiendan a el niños y viejos. Era tan evidente que era un hombre de Dios que le están brotando pedigüeños por doquier, para que interceda por ellos ante el Señor. Y parece que no lo esta haciendo tan mal, porque ya se comenta que tiene vara alta para convencer a Dios Padre”, explica el agustino Senén González Martín, uno de los promotores de la beatificación del religioso Serapio Rivero, natural de Bercianos del Real Camino y fallecido en Perú en el año 2002 a los 84 años.

Es, en ese país Latinoamericano, donde ha nacido un movimiento que persigue el reconocimiento como beato para el religioso leonés, conocido cariñosamente como ‘Riverito’, y que desarrolló buena parte de su labor religiosa en la ciudad de Chosica, capital del distrito de Lurigancho del departamento de Lima.


Según sus biógrafos fue allí, en Chosica, donde ‘Riverito’ permaneció casi treinta años como capellán de las Salesianas y vicario de varias parroquias, dejando a su paso un recuerdo imborrable. “A varias generaciones ha bautizado, ha dado la primera comunión, ha casado y ha ayudado a bien morir. Conocía a cada uno de sus parroquianos y se le veía rodeado de personas sencillas. Largos años transcurrió celebrando la misa vespertina y siempre la homilía diaria: directa, practica y adaptada a tantas gentes humildes que le acompañaban”.
Internet también es un hervidero donde sus exalumnos de deshacen en halagos.

Fuente: La Crónica de León.

Entradas populares de este blog

EL PAYUELO Y PARAMO DEL REINO DE LEÓN en los siglos X y XI. Gran lección de Historia

Un pescador de Cistierna captura una trucha de casi 9 kilos en el Río Esla