Prioro despidió ayer a su mítico luchador Bernardino Escanciano

Bernardino Escanciano, de casta y de larga saga de luchadores


Luchador, padre de luchadores, tio de luchadores, seguidor de la lucha leonesa y campeón en otras modalidades de lucha.
Bernardino Escanciano en una de las ocasiones
que se proclamó campeón de España militar de Judo
Bernardino Escanciano, de 76 años, falleció el 12 de Julio de manera absolutamente imprevista, de un infarto fulminante, hasta tal punto que fue un vecino quien lo encontró muerto al extrañarle que llevara varias horas con la puerta abierta y “no anduviera nadie por allí”

Un pueblo de luchadores, Prioro; un apellido ilustre y de tradición en la lucha leonesa, Escanciano; despidieron ayer a uno de sus notables: Bernardino Escanciano, antiguo y efímero luchador y aficionado de los que se perdía pocos corros desde que puso regresar a su tierra, una vez jubilado de su profesión de militar (era coronel) que le llevó por diversos destinos muy lejos de su tierra, casi siempre por tierras del sur.

Conoce más datos de la vida de Bernardino:

Militar y judoka:

Bernardino es de esos luchadores que deja muy buen sabor de boca entre los aficionados aunque no se haya prodigado mucho. Fue habitual por los corros hasta los 22 ó 23 años y después sólo aparecía en vacaciones, en las citas más cercanas a su Prioro natal y dejando siempre constancia de esos genes de luchador que siempre han llevado los Escanciano, desde aquel abuelo Crescencio al que iban a buscar al chozo en la majada cuando los enfrentamientos se ponían complicados, a Bernardino y sus hermanos para pasarle el testigo a sus sobrinos luchadores: ‘El Che’ Escanciano (actual presidente de la Federación) o sus hermanos Chencho y Agustín, campeones de este deporte pese a que los dos se retiraron jóvenes por diversos motivos, Chencho por motivos laborales y falta de peso y Gusti por las lesiones.

Bernardino jamás abandonó su pasión por la lucha leonesa pese a estar lejos y mató el gusanillo practicando un deporte ‘similar’, el judo y destacando también en él pues se proclamó en tres ocasiones Campeón de España Militar.

Y después, ya jubilado, era un habitual en los corros y era un placer escuchar sus comentarios pues de esto sabía mucho.
Fuente: LA CRONICA
.

Entradas populares de este blog

LA HISTORIA REAL DEL MONTE RIOCAMBA DE VALDAVIDA Y CEA, PLEITOS Y AÑOS DORADOS