El Destructor del paro ganó el XIX Descenso del Cea

FOTOS: www.joseluisluna.com
Decenas de participantes acudieron el 14 de Agosto fieles a la llamada del Centro de Iniciativas Turísticas de Sahagún (Cits), colectivo organizador del XIX Descenso del Cea, la prueba deportiva más loca y refrescante del verano en la villa de Sahagún.

Así, cerca de 300 ‘armadores’ de agua dulce tomaron el río Cea en la jornada de ayer, donde la velocidad no fue condición para hacerse con los premios del certamen, que galardonaron a las embarcaciones más originales, con importantes premios en metálico y recuerdos del evento deportivo.

FOTO: www.joseluisluna.com

Hubo un poco de todo en este carnaval acuático: desde pequeñas barquitas biplaza a ‘donuts’ customizados en hilera, pasando por cachivaches más elaborados como el ‘Destructor del Paro’, una máquina de tren o un barco vikingo, a la postre ganador del concurso

Además de los obstáculos que presentaba el propio río Cea, (hoy por hoy se encuentra especialmente invadido por la vegetación y los sedimentos arrastrados por la crecida) el público asistente también hizo de las suyas y se lo puso muy difícil a los participantes, tirando sobre ellos una lluvia de globos de agua y calderazos, en un intento de ver algún hundimiento. Y es que, en los últimos años, el Descenso del Cea se ha convertido en una prueba interactiva, casi una guerra de agua, donde el público asistente (cientos de personas) no duda en poner a prueba la habilidad de los regatistas intentando hacerles naufragar a base de inoportunas ‘bombas’ rellenas del líquido elemento.


Como recuerdo del evento, todos los participantes recibieron del Cits una camiseta diseñada para la ocasión por Joaquín García Nistal, un consistente bocadillo de chorizo a la sidra y una lata de refresco.
Además de esta divertida prueba, el Cits también organizó ayer por la mañana una ronda de cucañas para los más pequeños de la casa.

Los juegos de siempre se disfrutaron como nunca en la Plaza Mayor donde tampoco hubo vencedores y vencidos, solo caras de satisfacción ante la dulce recompensa a tanto esfuerzo con la bicicleta, el saco, o el palo rompiendo pucheros.

FUENTE: LA CRÓNICA DE LEÓN

Entradas populares de este blog

Un pescador de Cistierna captura una trucha de casi 9 kilos en el Río Esla