La "piedra de Fernando de Tovar" será trasladada al jardín del museo etnográfico de Villamartín de Don Sancho

Tal y como sugeríamos en la noticia de la rehabilitación de la Iglesia de Villamartín de Don Sancho


Hoy la CRÓNICA DE LEÓN informa que la ‘piedra de Fernando de Tovar’, supuestamente del siglo XVI, que contiene numerosas inscripciones se trasladará al flamante nuevo Museo Etnográfico de la localidad, la antigua Casa de la Villa. Sin duda que va a lucir mucho más en este jardín.


Las referencias que encontramos acerca de Villamartín durante el siglo XVI sitúan a la villa dentro de los dominios del linaje de los Enriquez, familia vinculada al ducado de Medina de Rioseco y al cargo del Almirantazgo de Castilla, institución de gran peso en el Consejo de Castilla, principal organismo gubernativo de la monarquía hispánica. Hacia 1562 Fernando de Tovar, hombre cercano a la reina Juana, compra la villa de Velamazán, ubicada en la actual provincia de Soria, a Luis Enriquez de Cabrera, como su propio apellido indica perteneciente al linaje de los Enriquez. Poco tiempo después la localidad de Velamazán, mayorazgo incluido, va a ser intercambiada por la localidad de Villamartín, pasando esta última a pertenecer a los dominios de la familia de los Tovar tal y como figura por escrito en el obispado de León.

Los sucesores de Fernando de Tovar van a corroborar este hecho autodenominándose señores de la Tierra de la Reina, comarca enclavada en el noreste del Reino leonés cuyo principal foco de población es Boca de Huérgano, y señores así mismo de Villamartín.

Uno de ellos, Sancho de Tovar, en el año 1594, a través de su tío Alonso de Tovar, que delega a su vez en Juan de Villafañe, tomó la determinación de nombrar todas aquellas localidades bajo su mayorazgo que tomasen el nombre “de don Sancho”. Es entonces cuando la villa de Villamartín obtuvo su actual apellido pasando a denominarse Villamartín de don Sanchonombre que ha persistido hasta nuestros días.

Entradas populares de este blog

EL PAYUELO Y PARAMO DEL REINO DE LEÓN en los siglos X y XI. Gran lección de Historia

Un pescador de Cistierna captura una trucha de casi 9 kilos en el Río Esla