De RUTA por ALMANZA


Almanza y su recinto amurallado

Siguiendo mi ruta por tierras leonesas, llego a la vega del Río Cea donde se encuentra una hermosa villa llamada Almanza. Un pueblo situado en la zona de Sahagún donde por lo que veo la población principalmente se dedica a actividades agrícolas y ganaderas.

Desde lejos se puede ver una alta torre, situada en el punto más alto del pueblo y sobre un montículo cercado que se levanta en el contorno de la iglesia parroquial, que hace que mi curiosidad despierte y me decida pasearme por esta bontia villa. Un puente medieval hace que su belleza sea aún más auténtica si cabe. Una amable vecina que se pasea por sus calles, muy amablemente acepta inmortalizar mi estancia en esta villa sacándome unas fotos maravillosas. Y yo, aprovechando la coyuntura y mi insaciable sed de saber más a cerca de este lugar tan encantador, le voy preguntando.
Según Josefa, que así dice llamarse, todo el mundo opina que "Almanza es un nudo de caminos que allí se entrecruzan para dirigirse a Sahechores, Sahagún, Cistierna y Puente Almuhey". Me cuenta que existen documentos donde se consta que en este pueblecito se asentaba la judería y también pleitos contra el señorío de Cea, en la época medieval. En ese momento, yo que soy una apasionada del medievo, intento averiguar si aún hoy existen restos de esa época pero ella lamentándolo dice que ya no hay gran cosa. Que en Castilla y León se encierra mucha historia y más concretamente en León, pero que desgraciadamente no se destina el dinero suficiente para que esas reliquias históricas se sigan manteniendo en un estado, no quizás perfecto pero si algo más cuidado, pero que no se hace nada y además recalca que está segura que eso atraería a más visitantes y haría que el turismo se moviera más.

Me cuenta historias que se han ido transmitiendo a través del boca a boca de padres a hijos, en el que se dice que debió de haber un castillo en este pueblecito y que con toda seguridad debía de estar situado en lo alto del Castro, circunvalado por la fantástica muralla por la que paseamos, ya que en una casa que está situada muy cerquita, aún hoy recuerdan la existencia de un pozo, con pintas de mazmorra tramposa, y por lo que me dice se parece mucho a la del Castillo de Salabria.

Al escuchar estas palabras mi imaginación empieza a divagar, tal y como ví en un documental del canal de historia, en aquéllas épocas donde las mazmorras, situadas en los sótanos de los castillos servían para meter a los prisioneros y así torturarlos. Pero enseguida vuelvo otra vez a donde estoy, a Almanza y retomo la conversación con esta entrañable mujer.

Esta pequeñísima villa de muy pocos habitantes, que ni tan siquiera llegan al centenar, debió de tener un fuero otorgado por Don Alfonso IX, hijo de Fernando II y de la princesa portuguesa Urraca, en Salamanca el 6 de diciembre de la Era de 1263, año 1225.    

En cuanto al puente, Josefa me dice que es del siglo XII, eso sí con varias reparaciones unos cuantos siglos más tarde, en una de ellas del siglo XVIII que para poder repararse se cobraba un impuesto de 17 maravedíes por cántara de vino vendida en las tabernas del entorno, durante un periodo de nueve años.

Y así, con un montón de historias en mi memoria, una paisaje estupendo, un pueblo lleno de encanto y con una vecina más que entrañable, decido abandonar Almanza, poniendo rumbo hacia mi siguiente destino.


Síguenos en: 
sigue guiadelocio.com en facebook sigue guiadelocio.com en twitter

Entradas populares de este blog

LA HISTORIA REAL DEL MONTE RIOCAMBA DE VALDAVIDA Y CEA, PLEITOS Y AÑOS DORADOS