La Junta deniega la ayuda a los agricultores mayores de 61 AÑOS en las zonas desfavorecidas

FUENTE: ASAJA

ASAJA critica que la Junta retira prácticamente todos los apoyos a los agricultores mayores de 60 años tratándoles sin equidad y con falta de respeto y consideración
 
Imágen del trigo a punto de ser cosechado el pasado Sábado
en Valdescapa. FOTO: Jesús Revilla

ASAJA denuncia que la Junta de Castilla y León ha excluido del pago de las ayudas de zonas desfavorecidas a los titulares de explotaciones mayores de 61 años de edad, salvo que el solicitante de la ayuda tuviese su explotación dentro de la Red Natura 2000 o estuviese acogido a algún programa agroambiental. Esta medida, que afecta a las solicitudes del año 2011, todavía no se ha comunicado a los interesados y vienen como consecuencia de los recortes presupuestarios de la Junta de Castilla y León. Si en un principio la Junta aprobó una resolución para reducir los importes, bajando el importe máximo por expediente de 2.500 euros a 1.600 euros, ahora aplica un sistema de prioridades que nunca se había puesto en práctica y deja fuera de las ayudas a los agricultores de mayor edad.

ASAJA considera que es injusto que se excluya de esta ayuda a las explotaciones con titulares de edad más avanzada, porque son precisamente, por lo general, las explotaciones menos viables y que necesitan más apoyos para salir adelante. La Junta nunca ha creído en esta línea de ayudas y la ha dejado siempre relegada a un segundo plano, muy particularmente en la parte que corresponde a las ayudas de zonas desfavorecidas de montaña. Estas ayudas, que forman parte del Programa de Desarrollo Rural aprobado por la Unión Europea, tienen como finalidad compensar por las desventajas productivas y competitivas en los territorios de montaña y desfavorecidos por despoblamiento. Estos agricultores de mayor edad y con explotaciones por lo general menos viables, no pueden acogerse a “planes de mejora de explotaciones” subvencionados por la Junta, no reúnen puntuación para incorporarse a las “ayudas agroambientales” y tampoco pueden acogerse al “cese anticipado en la actividad agraria” porque la Junta ya ha comunicado que por razones presupuestarias no va a volver a convocar. La Junta se ceba pues con los agricultores mayores de sesenta años a los que le cierra todas las ventanillas de apoyos públicos dejándolos tirados después de llevar la mayoría de ellos trabajando desde los 15 años en el campo y pagando la Seguridad Social y todos los impuestos que le corresponden.

ASAJA recuerda que tiene recurrida esta ayuda ante el Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León por entender que la Junta no está aplicando la normativa conforme a derecho y que está beneficiando otros territorios en detrimento de las zonas de montaña. Siendo la provincia de León la que tiene más agricultores cotizantes a la Seguridad Social (Agricultores a Titulo Principal) y más superficie catalogada como de montaña y desfavorecida, ocupa el quinto lugar en importe total percibido y el último lugar en importe medio de ayuda por solicitante.
Campos de Valdescapa León, FOTO: Jesús REvilla

Por otra parte, SE CONFIRMAN LAS MALAS PREVISIONES PRODUCTIVAS CON EL 40 POR CIENTO DEL CEREAL COSECHADO 

A punto de coronarse el ecuador de la cosecha, con el 42 por ciento de la superficie de cereal de Castilla y León ya recogida, ASAJA confirma que la producción rondará los 3,8 millones de toneladas, lo que significa una caída cercana al 40 por ciento con respecto a la media de los últimos diez años. A día de hoy, 9 de julio, las cosechadoras avanzan a buen ritmo por la región, y ya han hecho su trabajo en más de la mitad de la superficie de cereal de Ávila, Segovia, Soria y Valladolid, superan el 40 por ciento en Palencia, Salamanca y Zamora, y están algo más atrasadas lógicamente en las provincias del norte de la región, León y Burgos.

Con el grano en la mano, los ajustes respecto a las estimaciones de producción realizadas a principios de junio son mínimos, y se mantiene la cifra lanzada por ASAJA de 3.803.240 toneladas, un mal dato que está teniendo ya traducción en las lonjas provinciales, con subidas de precio que apenas compensarán las pérdidas productivas de los agricultores por culpa de la sequía y que sin embargo harán daño a los ganaderos a la hora de adquirir alimento para sus animales.

La entrada de las cosechadoras está confirmando los datos recabados por ASAJA que apuntaban un enorme número de hectáreas afectadas por sequía extrema, que en la Comunidad Autónoma podrían superar las 500.000, aunque no todas están aseguradas. Por cultivos, los resultados son pobres para todos, pero especialmente malos en el caso de la cebada. Como dato, comentar los paupérrimos resultados que se están observando en diferentes zonas, como en puntos de Soria, con parcelas de cebada en las que apenas se llega a los 200 kilos por hectárea.

Una vez más, ASAJA pide que agricultores y ganaderos, así como sus cooperativas, refuercen las relaciones comerciales directas entre particulares, para evitar la entrada de intermediarios que inflen artificialmente los precios de una producción escasa. Igualmente, la OPA recuerda que en años como éste, de escasez de un subproducto como es la paja, es fundamental que se dé preferencia a nuestros ganaderos para acceder a ella.


Campos de VAldescapa. FOTO: Jesús Revilla



El templete se hace revista en Google Currents, Instalateló pinchando sobre la imagen: 
Añade El templete a Google Currents
sigue El templete en facebook sigue El templete en twitter
Add to Google Reader or Homepage

Entradas populares de este blog

LA HISTORIA REAL DEL MONTE RIOCAMBA DE VALDAVIDA Y CEA, PLEITOS Y AÑOS DORADOS