Tres Cuartos de Siglo de Monacato en el Reino de León: 1050-1125




II
De la repoblación a la liturgia




Monasterio de las Benedictinas en Sahagún
FUENTE: http://en.wikipedia.org
             El mismo don Claudio, cual glosa de dos documentos entre tantos de aplicación del derecho, elaborados por un notariado elemental, que son la inmensa mayoría de nuestras fuentes, dejándonos reducidos nada más que a a adivinar al fin las otras visiones que anhelamos, describió felizmente[8]el proceso de la expansión de los monjes que iban reduciendo la extensión del desierto: “Un presbítero, un abad, un hombre temeroso de Dios o una mujer piadosa levantaban en su heredad una iglesia en honor de un santo, construían junto a ella un claustro, atraían a sí algunos gasalianes o compañeros, dotaban el nuevo cenobio con sus bienes, y la nueva comunidad religiosa iniciaba una vida de oración y de trabajo”. Eso sobre todo en la tierra de nadie que volvía a nacer para la historia.


´Ruinas del.....Monasterio de San Pedro de Eslonza
FUENTE: http://www.fonsado.com
             Pero debemos levantar acta de que las cosas no habrían seguido esos caminos si la densidad monástica no hubiera sido muy elevada en la tierra matriz, y sobre todo de no haber llegado la misma a ser la encarnación más natural y adecuada a la manifestación de la religiosidad coetánea. Por eso era corriente en las escrituras emplear como sinónimas las palabras de iglesia y monasterio, y ello tanto a este lado de los Pirineos como por toda la Europa católica. De manera que incluso eso que ocurría en la tierra nueva estaba pasando también en la vieja, aunque con menos frecuencia por la menor abundancia del espacio virgen. Cenobios pequeños, pobres, ligados a la tierra, de comunidades tan reducidas que podemos hablar de su semieremitismo aunque más demográfico que vocacional, inestables, efímeros, intermitentes, hasta un tanto nómadas a veces. Esa “cadena monástica paralela a la militar de castillos” de que habló don Julio González. De ellos, unos pocos consolidaron en el mismo paraje su vida monacal, incluso hasta la exclaustración de 1836; otros quedaron reducidos a parroquias o ermitas, al fin y al cabo consumada de esa manera una misión pastoral que también ab initio tuvieron, en una tierra que había dejado hacía mucho tiempo de ser la urdimbre canónica de la iglesia territorial; la mayoría se extinguieron al normalizarse la ocupación del suelo y la ubicación de los cenobitas y anacoretas en el seno de su cristiandad restaurada.



Cúpula del monasterio de Santo Toribio de Liébana, donde se escribieron los 'Comentarios del Apocalipsis'
FUENTE: http://www.traveler.es
             Una transición que tuvo lugar en la época que nos ocupa, de los pequeños monasterios pro aris et focis a los monasterios grandes propter chorum fundati. Pero la irradiación cultual y devocional de las iglesias de esas comunidades ya numerosas y estables, la expansión de su dominio territorial que llevó consigo la presencia en sus mismas propiedades de lugares de culto y a la vez residencias de algunos monjes a su cuidado, incluso de parroquias de su patronato, acabarían configurando un panorama, el de los prioratos y las granjas[9], por los fueros de la similitud con el de aquellos orígenes ya tramontados en una superación natural. En todo caso, conseguida una impronta indeleble suya en la cristianización, en la acuñación del sentimiento religioso de las poblaciones. Hemos oído incluso la opinión de que la religiosidad de las que conocieron la evangelización a través de los monasterios iba a tener definitivamente características algo diversas de la configurada en las que recibieron la buena nueva merced al dinamismo mendicante o sencillamente misionero. De cualquier manera, la cuestión no es baladí. Una superación aquella que había coincidido con la benedictinización de su observancia.



El paredón, son los únicos restos del monasterio benedictino que se conservan en la actualidadDL
FUENTE: DIARIO de León.es

MONASTERIO DE ABELLAR FUENTE:
http://www.ranimirum.com/
Conocido también por SAN COSME Y SAN DAMIAN. En Villaquilambre a pocos Kms. al norte de Leon. Situado en el llamado valle de los Carrizales de Canaleja. Desaparecido. Ruinas. Solo quedan las paredes de lo que fue uno de los monasterios mas importantes de la provincia en el siglo X. Fundado en el año 904 por el abad Cixilia II procedente de los monjes cordobeses que huían de la invasión musulmana. En este desaparecido monasterio se custodió el Códice Misceláneo o Samuélico, actualmente en el museo de la Catadral de Leon. Igualmente de este monasterio salió la primera Bíblia Mozárabe, que se conserva igualmente en el museo catedralício.

________________________________________
[8] Serie de documentos inéditos del reino de Asturias, “Cuadernos de Historia de España”, 1-2 (1944) 318-21.
[9] Prieurs et prieurés dans l’Occident mediéval (Actas del Coloquio de París en 1984, ed.J.Loup Lemaître; École Pratique des Hautes Études, 5, Hautes Études Mediévales et Modernes, 60; Ginebra, 1987).













Instalaté en tu móvil o tablet la REVISTA DIGITAL de "El templete"

Entradas populares de este blog

LA HISTORIA REAL DEL MONTE RIOCAMBA DE VALDAVIDA Y CEA, PLEITOS Y AÑOS DORADOS

Un pescador de Cistierna captura una trucha de casi 9 kilos en el Río Esla