LABRADORES DE AYER

Un poema de +Rafael Bueno dedicado a todos aquellos antiguos labradores de nuestra comarca en la Tierra de Campos leonesa que afanosamente trabajaron sin la utilización de la sofisticada maquinaria agrícola como resulta ser la cosechadora y el tractor y que en la actualidad desempeñan las faenas agrícolas. 


Trillando en la Era Arriba de Villamartín en los años 70. FOTO: RAMIRO MV
La mayoría de los que hemos nacido en esta comarca leonesa, conocemos sobradamente que fueron las mulas, las vacas, las yeguas... y otros animales, así como las manos recias y encallecidas de los labradores quien fatigosamente las desempeñaron. 

Valgan estos humildes versos que he escrito como homenaje y recuerdo.


LABRADORES DE AYER

Se levanta el cierzo de la tarde, y me trae recuerdos,
son voces de labriegos como un soplo de añoranza.
Labradores de ayer, de pareja de vacas, de arado...-de carro-
de piel curtida y agrietada por solanas

Nacidos para el barbecho, para la siembra, la siega...
Fuisteis labrando la tierra surco a surco
con el corazón y reja; con el amor y el arado.
Compañeros del sudor; hermanos de la fatiga,
vuestro cuerpo tuvo forma de este suelo,
por páramos y regueras; por pastizales y fuentes,
como herencia ha quedado vuestras huellas imborrables.


¡Cuánto amor, cuánta ternura entregaron a este tierra
vuestras manos encallecidas!
Siempre tuvisteis los ojos clavados en esa ansia de lluvia,
y sedientos se iban  quedando siempre de espera.

¡Ay, labradores de ayer, de pareja de mulas, de segadora,...-de trilla-!
Nadie podrá ya arrebataros la casta que os orgullece
porque siempre serán  vuestros huesos la esencia  que alimente las cosechas.

No temáis. Nunca habitaréis el olvido.
Aunque continuéis labrando las parcelas de la ausencia,
haré que estos versos se hagan semilla para que en la eternidad nazcan 
y puedan crecen copiosos vuestros nombres como espigas.





Entradas populares de este blog

Peregrinacion pendonera a tierras salmantinas

Un pescador de Cistierna captura una trucha de casi 9 kilos en el Río Esla