EL ULTIMO MAESTRO DE VILLAMIZAR






D. Florencio Calvo




 D. Florencio Calvo de la Gala nacido en San Pedro de las  Dueñas, fue durante 15 años maestro de la Escuela de Villamizar ejerciendo allí hasta el año 1965 en que por falta de alumnos se cerró la escuela (estando un año más en Villacintor y otro en Villaverde la Chiquita) encargándose desde entonces de los niños y niñas que quedaban hasta que el Ayuntamiento cerró definitivamente las escuelas en 1968 su esposa Dnª Concesa Pastrana (Maestra de las niñas), natural del Burgo Ranero y fallecida hace unos meses.
 Recuerdo que en su escuela de Villamizar, él solo se bastaba para enseñar a 60 alumnos y todos aprendíamos de todo. Su base en aquellos años eran las enciclopedias de Álvarez, que recogían todo el conocimiento necesario para el buen aprendizaje.
 A parte era muy constante con la ortografía y la gramática, sus alumnos recibíamos la instrucción necesaria para escribir sin faltas de ortografía. Afirmaba que tenía alumnos que a pesar de todo siempre escribían con faltas y  hoy día licenciados en derecho siguen manteniendo las mismas faltas a pesar de su insistencia.
 En este aspecto yo recuerdo y lo daba mucha importancia, que en los cuadernos pusieramos los títulos con letra dibujada en colores que hacíamos con tinta china y así ser más cuidadosos para no emborronar las hojas (aun no habían llegado los bolígrafos y utilizábamos las típicas plumas). También era muy partidario de utilizar el lápiz de dos colores (azul y rojo), que todos conocéis para corregir los errores que cometíamos, lo cual nos motivaba para que en nuestros cuadernos no aparecieran sus correcciones.
 Era muy partidario de levantarnos al encerado para hacer ejercicios y asimismo nos hacia interpretar aquellos mapas de hule colgados en las paredes de la escuela donde podíamos ver los ríos, montañas y los productos de cada provincia de España, todo ello en base a la enciclopedia.
 Su método se basaba en una férrea disciplina utilizando la mano, la regla o la vara que aplicaba muy frecuentemente cuando nos confundíamos o no hacíamos bien en casa los deberes que nos mandaba.
Y no hay duda que lo consiguió, de su escuela de Villamizar, a la que llegaron niños y niñas de todos los pueblos cercanos, podemos decir que muchos llegaron a la Universidad, consiguieron importantes carreras y hoy día son grandes profesionales.

Un gran detalle suyo a tener en cuenta, fue cuando un joven del pueblo perdió su mano derecha por un accidente en el molino de su padre. Nos ponía a todos escribir con la izquierda para animarle y no se sintiera discriminado.

 Por las noches (después de las clases particulares de la tarde), también daba clase a los mayores. Hay que recordar que en aquellos años se iba a la escuela desde el día que se cumplían seis años hasta los catorce. Los mozos que ya trabajaban en el campo iban a la escuela para terminar de completar su formación.
   También fue político, siendo durante unos años Alcalde del pueblo de Villamizar, posteriormente pasó a ejercer de maestro en Cistierna  donde también fue Alcalde. 
 Como político su ideología era totalmente contraria a la izquierda, a la que acusaba de sus manías persecutorias contra la Iglesia, de ser culpables de todos los males y de todo lo actual en cuestión de enseñanza. Decía que han convertido a nuestros niños en unos completos  analfabetos y estar a la cola del mundo, destacando la escasa formación en matemáticas, que para él es la asignatura más importante.
 Posteriormente conoció a D. Manuel Fraga (casado con una leonesa), amistad suya, que poseía una finca en Valdelaguna, cerca de Sahagún, y paso a formar parte de Alianza Popular, terminando su carrera política como Diputado Provincial en León.
 Hoy día manifestaba que su idea política es la del PP, pero estaría dispuesto a votar a otro partido siempre y cuando sea un partido que defienda a la Iglesia Católica y la moral cristiana.
 Por ultimo debo reconocer que a pesar de todo fue mi último maestro y en los dos años que estuve con él; uno en Villamizar y otro en Villacintor, llegue a León  con una preparación muy superior a la de los alumnos de otros pueblos.
 En la actualidad las Escuelas Nacionales de Villamizar al igual que en los demás pueblos, se han reconvertido en un edificio de usos múltiples.

 D. Florencio falleció en León el 13 de diciembre de 2014 a la edad de 87 años (DEP).


Vista de Villamizar.

Entradas populares de este blog