La indignación se apodera de los padres de las jóvenes fallecidas en un accidente tras ser absuelto el conductor

Numerosos vecinos de Sahagún, también indignados, se solidarizan con las familias y muy probablemente organizarán una manifestación por "un juicio para Ana y Sara"

Television Vasca entrevista Mª Jesus y Martin, a partir del minuto 30:


FUENTE: leonoticias.com y la voz de galicia



La impotencia se ha apoderado de Martiniano Buiza después de que un juzgado de León haya puesto en libertad al responsable del accidente en el que fallecieron su hija, Ana Isabel, Anita, de 22 años, y su amiga Sara, de 18

El lunes, el Juzgado de Instrucción nº 4 de León declaró "extinguida" la responsabilidad criminal de D. A. R, el joven de 29 años que en 2007 iba al volante del Renault Megane en el que viajaban también las citadas jóvenes y que sufrió un accidente al tomar una curva de la A-231 sentido Onzonilla (León) a 140 kilómetros hora cuando la velocidad máxima era de 80 kilómetros hora.
Pese a que en el juicio ha quedado probada la conducción "imprudente" de D. A. R., este joven ha sido absuelto por haber prescrito su responsabilidad penal. "La absolución de este señor ha sido una sucesión de despropósitos en cadena", ha lamentado Buiza según recoge el diario deia.com. Éste no acaba de comprender que la "ineficacia" del sistema judicial haya dejado en la calle a quien le arrebató a su hija. "Yo nunca había tenido ningún trato con la justicia hasta ahora y, aún hoy, sigo sin entender cómo pueden salir gratis dos muertes y una persona tetrapléjica", asegura en deia.com

Según consta en la sentencia la Audiencia Provincial de León superó en tres meses el plazo legal para resolver la apelación planteada por la familia, con lo que la responsabilidad del encausado ha quedado prescrita.

En un primer momento, esta familia guipuzcoana quiso llevar el caso por la vía penal dada la gravedad del luctuoso suceso. Sin embargo, el juzgado desestimó la querella convirtiendo el proceso en un juicio de faltas. No conformes con esta decisión, los familiares de Anita apelaron por dos ocasiones.

Según el fallo, los trámites de la segunda apelación ante la Audiencia de León estuvieron "paralizados" desde abril de 2010 hasta febrero de 2011 (más de nueve meses), fecha en la que se resuelve la apelación, confirmando el juicio de faltas. "Desde entonces -reza la sentencia-, los hechos estaban prescritos" al amparo del Código Penal. Según relata Buiza.
Y ante la evidencia de que la falta había prescrito por la paralización de la apelación durante 9 meses, la jueza no tuvo por más que "declarar extinguida la responsabilidad criminal" sin siquiera entrar en el fondo del asunto. "Hemos recibido anoche la sentencia y nos hemos quedado de piedra porque la absolución es una desfachatez terrible", declara Buiza a deia.com.
"La absolución ha sido a sucesión de despropósitos en cadena", dice. Martiniano lamenta las paradojas que se suelen dar en este tipo de casos, como viene denunciando Stop Accidentes: "Te tomas una copa de vino en la comida y te meten por lo penal [...] y aquí hay dos muertos y en este caso el acusado sale de rositas. Si alguien lo entiende que me lo explique". 
La ley dice que en este tipo de vías si el vehículo circula 80 kilómetros por hora por encima del límite se considera delito. Sería el caso, porque ese umbral estaría en los 160 km/h que el conductor habría superado según Tráfico. Pero el juez no lo vio así. Seguramente porque dio validez a las alegaciones de la defensa, que habría sembrado dudas sobre la exactitud de las estimaciones de velocidad de la Guardia Civil.
Unos argumentos que no convencen a la familia de María Jesús Barreiro. «Lo más barato que hay es una vida», sentencia esta mujer natural de O Milladoiro. Ella asegura que el conductor llegó a circular a 240 kilómetros por hora aquella noche de septiembre y que las tres jóvenes, asustadas, le pidieron reiteradamente que redujese la velocidad. «Le pedían que parase, que se cogían un taxi, pero él no hizo caso y la cosa acabó como acabó», afirma. Lamentablemente, en el juicio celebrado esta semana, ni la joven que quedó parapléjica ni el copiloto dieron estos detalles a la sala. «El chico es búlgaro y no entendía bien las preguntas», explica.

Maria Jesús, la madre de Anita, se ha puesto en contacto con nosotros y ha querido aclarar que no se hacen responsables de los títulos de algunos periódicos y que de ellos nunca ha salido la palabra asesino.

"Nosotros somos responsables de nuestras palabras pero nunca de lo que digan los demás"

"Desde aquí muchas gracias a todos por el apoyo a las familias de las niñas, nuestras hijas tienen derecho a un juicio justo, mil gracias, cuanta falta hace el apoyo de todos..."


NOTICIAS RELACIONADAS
Desolación en una familia de Lasarte al prescribir el accidente que mató a su hija


Síguenos en: 
sigue guiadelocio.com en facebook sigue guiadelocio.com en twitter

Entradas populares de este blog

Un pescador de Cistierna captura una trucha de casi 9 kilos en el Río Esla