EL retablo renacentista de Valdavida pide auxilio


Retablo de la Iglesia

Más de un centenar de personas de la asociación de amigos del patrimonio cultural de León, de la mano de su Presidente D. Marcelino Fernandez, visito en la mañana de ayer la Iglesia de Valdavida para así sumarse a la reivindicación de los vecinos del pueblo, en defensa de la restauración del extraordinario Retablo de la Iglesia.


Durante la visita fueron informados de las características de la Iglesia por parte de Ramón de Poza, en base a lo que en el Catalogo Monumental de la Provincia de Leon de 1908, describe D. Manuel Gómez Moreno (gran historiador y arqueólogo granadino que visito estas tierras allá por 1906):




 Hay tres cajitas de reliquias halladas en su altar mayor, simples tarugos ahuecados, con estos letreros del siglo XI, escritos en tinta:
A-Si pelagi
B -sci Iuliani I basilise
C-sci Iacobi apli


Escultura y pintura

El retablo principal se compone de un banco lleno de relieves de estilo italiano, figurando escenas de la Biblia, patriarcas, evangelistas, etc, sagrario pequeño de orden jónico y con otro relieve; tres cuerpos de cinco calles, decorados con columnillas cortas jónicas y corintias, más otras grandes en los extremos sobre repisas de niños sentados; cuarto cuerpo con un solo encasamiento ocupado por un Calvario de bulto, y a los lados remates y escudos con la cruz de la Orden del Hospital; frisos llenos de carteles, figuritas, niños, cabezas, etc, encasamientos principales con San Julián y la Virgen con el Niño, esculturas no grandes.
 En los demás huecos, doce tablas pintadas rafaelescas, de carnes rojizas, entonación viva y aun agria; incorrectas y de paso.

Retablo lateral con imagen de San Sebastián y cuatro tablillas con reminiscencias flamencas, pero repintadas al parecer.




Detalles de la predela del Retablo


Ampliando la descripción del retablo que hace D. Manuel Gómez Moreno, según D. José Ajenjo se puede asegurar que el concepto de forma del retablo seria más bien a la manera de ( Gaspar Becerra), autor del retablo de la catedral de Astorga, Escorial y otros.
 Simplificando la forma de sus columnas que partiendo de la calle del centro hacia los lados se desarrolla, dos a dos, con la particularidad de que no siendo la de los lados, las interiores se desarrollan de arriba debajo de forma que un tercio aproximadamente de su base presenta figuras zoomórficas siendo (rarísimo), muy raros en los retablos que presentan estas características. Algunos se hallan en Tierras de Campos, pero son los menos; pues impera la columna estriada salomónica o la que se adorna con vegetales y angelitos. No es este el caso.

La parte baja o predela presenta de lado a lado una franja con escenas bíblicas en relieve donde se observan apóstoles, profetas, evangelistas, personajes del antiguo testamento (Caín,  Abel, Abrahán, Jacob, Isabel, Judit etc.).
El cuerpo superior presenta la hornacina central donde se alojaba según D. Manuel Gómez una Virgen con Niño.

En la hornacina superior se hallaba el titular (San Julián), que se contempla su martirio en las tablas casi irreconocibles, estas aunque D. Manuel dice que son agrias de forma y color presentan  un buen dibujo en las figuras y las escenas con gran movimiento, recordando esas pinturas pos-renacentistas de escenas de martirios o personajes que nada tiene que ver con la figura vertical y estática.
 El cuerpo superior aloja en su hornacina un calvario, posiblemente el Cristo que está colocado en la pared de la Iglesia, la Virgen y San Juan, típico esto de los retablos del siglo XVII, donde siempre cerraba la peineta con el viacrucis.

Es de notar los dos escudos laterales donde se ve en cada uno de ellos la Cruz de los Caballeros de San Juan de Malta que fundaron el Hospital de Peregrinos del Camino de Santiago, ubicado en la calzada peregrina del Norte que discurría por Valdavida a Sahagún.

Se puede considerar que  este retablo es de una gran factura artística, tanto en el desarrollo y proporción de sus entrecalles así como la distribución de sus capiteles, su friso de cabecita de angelitos que nos recuerda las cornisas junescas, (véase el de Palanquinos, Valencia de D.Juan etc).También los dos niños que soportan los laterales a la manera de ménsulas, a falta de un estudio más profundo diremos que merece la pena conservar este tipo de obras realizadas por relevantes maestros y que de no ser así nos veríamos abocados a perder una obra interesante realizada por artistas que con tanto esplendor contribuyeron al arte en el Renacimiento. 




 Interior de la Iglesia 






Instalaté en tu móvil o tablet la REVISTA DIGITAL de "El templete"





Entradas populares de este blog

LA HISTORIA REAL DEL MONTE RIOCAMBA DE VALDAVIDA Y CEA, PLEITOS Y AÑOS DORADOS