Leonisa de Lucas se presenta a la reelección

Se muestra satisfecha de la labor realizada en Villamartín de Don Sancho bajo su mandato (parque, calles, senderismo, casa rural, arreglo de viviendas)

«Hago todo lo que puedo porque me da pena que se muera el pueblo»

«Me muevo mucho» y el «partido me mima» (por UPL)

Leonesas en la carrera electoral ( Diario de León - 18/05/2011 )

Comentarios

  1. ¡¡Democracia Real ya!!

    ResponderEliminar
  2. Cuando poseen el bastón de mando no se mueven del asiento... porque seraaaa seraaaa porque seraaaaaa seraaaaaa

    ResponderEliminar
  3. jajaja me da la risa!!
    senderismo dice!! no estoy mucho en el pueblo pero cuando vengo me tengo k hacer un hueco como sea xk de la cantidad de turista k viene hacerla no tengo sitio.

    ResponderEliminar
  4. Nisa de Lucas estamos cansados de ti, tu prepotencia y arrongancia no tiene sitio en este pueblo, queremos un pueblo para todos no para usted y sus votantes.

    ResponderEliminar
  5. Sí, la verdad es que los cambios que puede aportar Faustino Oveja ofrecen unas perspectivas abrumadoras en cuanto a la mejoría de relaciones entre todos, no sé, un revulsivo sin parangón con sus grandes ideas renovadoras... La gestión actual es evidentemente parcial, pero dudo mucho que Faustino sea la solución a todos los males, es decir, más de los mismo. La solución es la tercera vía.

    ResponderEliminar
  6. En ningún comentario veo que aparezca el nombre de Faustino Oveja, se necesita un cambio y la única persona que a tenido iniciativa es Jesús Fernández.

    ResponderEliminar
  7. Esta bien que una mujer dirija el ayuntamiento (¿ajuntamiento o desajuntamiento?) y todo eso pero por favor esta tia que se vaya a su casa que ya estamos hasta el gorro de su vanidad y si se aburre que se ponga a estudiar porque nunca es tarde...
    Hacen falta caras nuevas. Democracia real ya!

    ResponderEliminar
  8. Cuando lleguéis al final del comentario os preguntaréis ¿y tu que tanto hablas porqué no propones nada? Es curioso, pero por más críticas que surgen en las noticias de los candidatos y de las elecciones casi ninguna pasa el corte de la constructividad. Salvo un par, todas se quedan en el despotrique y en la pataleta. Deporte tan popularmente cultivado en Villamartín, por otro lado.

    Está visto que nos fascina hacer de masa crítica. Nos encanta sentirnos García Escudero o Labordeta, solo que, probes nos, estamos aún lejos de su nivel dialéctico. Eso sí, del garrulismo del reproche fácil y la provocación liviana y sin sustancia no nos baja ni Zeus.

    Claro, es cierto que la mayoría no hemos visto otra cosa. Mientras sean otros los que se mojen el culo por nosotros y además pongan la cara para que los pongamos a caldo, no va a haber Dios que nos saque de nuestro sillón. Seguiremos afiliados a la política del desbarre y la descalificación y de la colaboración ciudadana ni hablamos. «¿Qué se ha creído esta chusma, que encima de meterse a políticos y llevarse los dineros, les voy a hacer el trabajo? ¡¡Ah no, conmigo van daos, que no se hubieran metido!!»

    La realidad es que en un pueblo pequeño un alcalde lo tiene mucho más difícil que en una ciudad grande. La práctica y la experiencia socio-política dice que se puede hacer a un alcalde de un pueblo pequeño más efectivo si se le ayuda haciendo colaboraciones positivas y sugiriendo mejoras. También incluso hablando de lo que a uno no le parece bien, pero en un plano mucho más colaboracionista, cercano y carente de acritud. Pero en este pueblo estamos todos muy ocupados en mirarnos el ombligo, en despellejar al vecino y en quejarnos de que se nos cierra el grifo de las ayudas de Europa, de las que llevamos años chupando... ¡¡¡Anda mira, como los políticos de verdad!!!

    No es fácil proponer alternativas mejores. Y menos cuando casi todo lo que pasa y se ve o se dice en este pueblo está impregnado de envidias, hipocresía y rencillas. Pero si no se tiene coraje para olvidar estas actitudes y proponerse colaborar entonces vale más quedarse al margen.

    «Basta ya...» dice alguien. De malgastar dinero en fiestas patronales y la casa de la villa. De tener la casa de cultura como escaparate comercial. De tener un museo diez días al año. ¿Y qué propones hacer? Presenta propuestas. Pero propuestas de verdad. No me refiero a "otras actividades culturales" y quedarse tan ancho. Define esas propuestas. Propón cosas concretas. Pero no solo lo que te guste a ti y a tus allegados, haz propuestas en todos los planos sociales, con viabilidad y que interesen al pueblo de verdad. Por que luego, de lo que no nos damos cuenta es que las propuestas que hacemos no dejan de ser "lo que yo quiero y a los demás que les zurzan". Es decir, que el origen de la crítica a un alcalde que solo mira para los que le votan, es que yo no estoy entre los agraciados. Y con la excusa de que ese no es nuestro trabajo, ya no hay quien nos rebata.

    «Escasa o nula colaboración con la juventud del pueblo.» ¿Y cuál es esa colaboración necesaria? Tampoco hay definición en esto. Si acaso un par de quejas puntuales y discutibles.

    (continúa)

    ResponderEliminar
  9. (viene del anterior)

    «De ser el único municipio de toda la provincia de León que no cuenta con un frontón en su territorio.» Esto ya es la demagogia. Palabra que tanto se usa en los desbarres y críticas de este tipo pero en realidad no tenemos ni puta idea de lo que es. O sea, que hablamos de malgastar dinero pero luego argumentamos como necesario un gasto basándonos en la política del agravio comparativo... Manda huevos. Lo que hay que hacer ante una obra de esta envergadura es basarse más en la viabilidad del proyecto. ¿Hay una demanda o una necesidad suficiente? ¿Tiene más o menos urgencia que otros arreglos u obras? ¿Va a hipotecar el presupuesto del pueblo durante un periodo en el que no se podrán atender los imprevistos que surjan? Algún candidato habla de que se acondicione de forma que sirva también para otros eventos. Eso ya es una razón más aceptable. Pero aún así, estos argumentos de que somos los únicos que no lo tenemos, como si hablásemos de un servicio de primera necesidad, no valen sino para demostrar que nos mueve la envidia. Y que todo el "bien común" que tanto nos gusta ponernos por bandera, es más ruido que nueces.

    Sobre los comentarios de "me da la risa", los bastones de mando, las rutas de senderismo... pues nada, más de lo mismo.

    Hemos llegado al final del comentario y os preguntareis ¿y tu que tanto hablas porqué no propones nada? Porque yo no he venido aquí a desbarrar gratuitamente de los que trabajan por el pueblo. Sé de sobra que unos lo harán mejor y otros peor. Que unos se equivocarán más y otros menos. Pero al menos, tienen iniciativa. Al menos ellos podrán decir algún día, cuando se enfrenten a viejos comentarios despectivos y con ánimo de herir y faltos de toda utilidad: al menos yo lo intenté! Y no hace falta ser alcalde para intentarlo. Yo he venido aquí a desbarrar de esta podredumbre que tenemos el ser humano. De este pecado original que nos hace creernos exentos de toda corruptibilidad y pedir, como dice otro, democracia real. Lo explicaba muy bien Antonio Escohotado. La tecnología hace años que permite la democracia directa, pero el pueblo es aún tan bruto que sería capaz de absurdos tales como abolir los impuestos o reinstaurar las penas capitales en cuestión de semanas.

    El derecho a la crítica fácil y a la levedad de la demagogia barata es un arma de doble filo. Y todos estos comentarios a los que me refiero, tanto los citados textualmente como los citados "en espíritu", lo único para lo que son útiles es para acentuar más la separacion, la rencilla y los estigmas.

    --
    David Arranz

    ResponderEliminar
  10. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  11. David, resume para los que no tenemos la ESO, que nuestro voto cuenta tanto como el tuyo. Gracias.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Si te ha gustado y quieres ayudar, ¡Comenta este artículo!

Entradas populares de este blog

Ignacio Encinas, un tenor con prestigio internacional de Grajal de Campos