Fallece atropellada una niña 16 años de edad en Posada de Llanera

La joven A.R.F. era descendiente de Villamartín de Don Sancho, de donde acababa de regresar de vacaciones

El suceso, en el que se vio implicado un camión de reparto de bebidas, se produjo a las 16.25 horas del pasado martes 23 de agosto en la carretera AS-17 a su paso por la localidad de Posada de Llanera, residía en la cercana parroquia de Ferroñes, situada en la zona rural del concejo


FUENTE: La voz de Asturias
La niña de 16 años falleció tras ser atropellada por un camión en la Avenida de Oviedo de Posada de Llanera, un tramo urbano de la carretera As-17 que es la principal travesía de esta localidad, indicaron fuentes de la Guardia Civil. El siniestro se produjo en torno a las 16:25 horas cuando la joven resultó arrollada por el vehículo en la calzada y falleció por aplastamiento. La madre de la menor estaba esperándola en su coche al otro lado de la carretera cuando ocurrió el suceso y presenció los hechos. Según las primeras averiguaciones, la joven podría haberse bajado instantes antes de un autobús de línea y se disponía a cruzar la carretera para ir al encuentro de su madre cuando tuvo lugar el atropello. En esa calle existe un paso de peatones regulado por semáforos, pero lo que se investiga es si atravesó la calle por un lugar indebido o pudo hacerlo de forma imprudente:  
Ver mapa más grande

Los servicios sanitarios se trasladaron a la zona del suceso, pero no pudieron hacer nada para salvar la vida de la niña, que fallecía casi en el acto como consecuencia de los golpes causados por el camión. La Guardia Civil acudió también al lugar para controlar el tráfico y las atenciones a la joven afectada y tiene abierta una investigación para esclarecer el accidente

Los vecinos de Posada de Llanera claman por medidas que eviten los excesos de velocidad, mejoren la visibilidad y eviten la masificación de la AS-17 y los peligros de la misma, que ya se ha cobrado varias vidas en todo su trayecto, al menos tres de ellas en el mismo punto en el que el martes falleció A.R.F, de 16 años.
“Si algo está claro es que hay demasiado tráfico”, espeta uno de los clientes veteranos del bar El Cruce, que se encuentra en la terraza. “Y además ya murió mucha gente”, recuerda, “que me vengan a la cabeza ahora mismo Gema, Tino y un ciclista, además de esta nena de ayer. Y los heridos ya ni se cuentan”.


Quien le acompaña afirma que hace ya “40 años que se oye hablar de la variante”, que sería un alivio porque “a menos tráfico, menos peligro”, añade en alusión a la desviación del tráfico cuyo proyecto se encuentra parado por falta de presupuesto.

Ninguno de los dos quiere identificarse, “el pueblo es muy pequeño” dicen.
Marcial Hevia pasa con su mujer y su hija por una perpendicular a la carretera general. “Habría que recoger firmas. La variante de Avilés es básica por todo; ya no se puede ni salir del garaje sin miedo porque no hay visibilidad. Es un dolor porque no sabes si se te va a echar encima un camión”, describe.
“Todo lo que pasa es poco para el peligro que hay”, expresa, y añade que a pesar de que hay un cuartel de la Guardia Civil en la misma Avenida de Oviedo, “a 100 metros ya se oye ir a la gente a toda velocidad”, critica. “Vadenes, saltos, que pongan algo que aminore la velocidad por lo menos”, pide contra la inseguridad vial.
Juan Vallina destaca su preocupación por que el transporte escolar para en ese mismo punto y “los niños son imprevisibles”. “Hay mucho trafico pesado y habría que controlar más la velocidad, luego está la variante, pero como no se acaba de hacer tendrán que solucionarlo de otra forma”, declara. “Todos van muy rápido en la recta, también los camiones, el tráfico cuando la gente sale de los polígonos de trabajar es tremendo y se forman unos atascos enormes”, manifiesta por su parte Roberto Rodríguez. La ronda es la única solución para el peligro que hay en la calle principal, según este vecino de Posada de Llanera.
Sin embargo, para una mujer que tampoco quiere dar su nombre la única salida es “la precaución”. “Hay que tener más cuidado, sea de quien sea la culpa de lo que pasó ayer hay muchas vidas destrozadas para siempre”, declara, aunque aclara que “un radar” bajaría la velocidad de los miles de vehículos que transitan a diario por dicha carretera.

Mientras los vecinos reclamaban una vez más medidas para evitar los accidentes que se producen en el pueblo cada poco tiempo, la joven natural de Ferroñes era enterrada en la tarde de ayer ante numerosos familiares y amigos. La Guardia Civil sigue, no obstante, recuperando detalles y declaraciones de los pocos testigos del suceso.

La Guardia Civil comunicó ayer que no dará más datos de lo ocurrido, pero trascendió que el conductor del camión necesita cuidados médicos desde ayer, cuando ya se le pudo ver muy afectado, recostado sobre un banco mientras le atendía una dotación de emergencias. Se trata de un vecino del pueblo y, según comentaron los propios vecinos, es conocido “de toda la vida” y tiene hijos pequeños.
La ambulancia también se tuvo que llevar al hospital a la madre de la víctima, su única hija, que vio lo ocurrido desde el otro lado de la calle.

La red social Tuenti también expresaba sus condolencias por lo ocurrido el martes. Una página con el nombre de la menor recogía los pésames de compañeros de instituto y amigos íntimos. Todos tenían en común la incredulidad.


Descanse en  Paz

Entradas populares de este blog

Un pescador de Cistierna captura una trucha de casi 9 kilos en el Río Esla