El convento de TRIANOS y su rica história



Fue convento del siglo XII, año 1185, de canónigos de San Agustín, aunque hay bula que citaba ya al abad y prior en Trianos en 1125 y en competencia con los monjes de Sahagún.

Su abadía anexa, Santa Maria la Real, tenía una hospedería para peregrinos, fundada por Don Tello Pérez de Meneses y su esposa Doña Guentruedo García allá por fechas de Alfonso IX. De esta familia era un obispo de Palencia, el obispo Don Tello, del que habla Gonzalo de Berceo en sus milagros.

Aquí conoció Don Pedro el Cruel a la hermosa María de Padilla, con ocasión en que la dama se encontraba con sus tíos, Tello de Meneses, y quedó prendado en su hermosura y en su volcánica pasión.

Allá por los años 1515 a 1520 quedaban tan pocos monjes en Trianos, que se decidió que fueran los dominicos los que pasaran a esta abadía de Santa Maria la Real, convirtiéndola en centro de Estudio dedicados a la enseñanza de Humanidades, Filosofía y Teología, creándose cátedras que adquirieron prestigio tanto en León, como fuera de la provincia. Adquirieron tal fama estos estudios que ya el autor de la Picara Justina, para elogiar a los estudiantes, decía que le habían formado en Trianos.

Estudiaron aquí el duque de Lerma, don Francisco Gómez de Rojas (patrono del convento de Trianos) y su hijo don Cristóbal de Rojas, obispo de Jaén y Oviedo.

Valle del Cea
Sebastian de Miñano y Bedoya
Fueron aposento real del rey Don Felipe III y su esposa Margarita en 1602, en su viaje a León para tomar posesión de su canongía en la catedral de León.

Hasta la desamortización de Mendizábal se mantuvo como centros de estudios.

Las ruinas actuales son ya del siglo XVI. Del siglo XIII se aprecia muy poco, puesto que un bello sepulcro gótico se halla en Sahagún y el retablo de la iglesia en el templo del convento de las monjas de la Santa Cruz.

En el año 1828 se recoge lo siguiente:

TRIANOS, Cot. Red. S. de España, provincia de León, jurisdicción de Cea.

No hay en él más que un convento de PP. Dominicos, dedicados a la enseñanza de sus novicios y de muchos seculares que admiten en un colegio que tiene contiguo.
En él se aplica escolástica y moral, y también filosofía. Situado en medio de la vega, rodeado de hermosas arboledas de negrillo, álamo y chopo, que hacen su visita agradable.




Beato Enrique Suso....Dominico.
El Cea, que corre por la parte de Oeste, divide este término del de Villamol, y de él sale un cauce donde están dos molinos harineros, y con sus aguas riega las praderías, las alamedas y una buena huerta.



Produce abundantes granos y legumbres, mucha y excelente madera de olmo negro, hortalizas y frutas.


Dista 1 legua sur de Cea y otra norte de Sahagún.

Su final se produce con la desamortización de 1835.

Restos arquitectónicos

El complejo de Trianos se encuentra circunscrito en un rectángulo perfectamente dibujado en el parcelario actual, de unos 250 metros en sentido este-oeste, por 150 metros norte-sur, que acaso pudiera seguir las trazas de la primitiva cerca monástica.

Según la descripción realizada a principios de este siglo por Gómez Moreno, en el catálogo monumental de la provincia de León, la obra medieval se reduce exclusivamente a la cabecera de la iglesia, siendo el crucero y el resto de la iglesia obra del siglo XVI.

En la actualidad, la única construcción parcialmente conservada del complejo monástico es la iglesia, a la que se adosan varias construcciones recientes, siguiendo el brazo sur del crucero y apoyándose en el costado meridional de la misma, que enmascaran la obra primitiva. Las bóvedas se encuentran hundidas, pero la cabecera conserva todavía alzados importantes.

Las restantes edificaciones se encuentran prácticamente arruinadas. Existen restos de salas monásticas, que conservan decoración mural, alguna de las cuales pudiera identificarse como la Sala Capitular. A unos doscientos metros, al noroeste, del conjunto se conservan en buen estado los dos molinos del monasterio, levantados sobre la presa «del molino de Trianos», que desvía el agua del río Cea.


Ver mapa más grande

FUENTE: Diccionario geográfico-estadístico de España y Portugal año 1828  y turismoleon.com

Actualización [30/03/2012]

La decadencia de Santa María de Trianos por Leonor Merín en  NCYL/León Arte - Patrimonio 

Una llamada de atención sobre lo que dejamos morir. Se trata de un Monasterio situado en Villamol, en la provincia de León. Parece que en él se materializa las teorías ruskinianas que propone dejar morir con dignidad a los edificios. ¿Acaso nuestra práctica en la conservación sigue anclada en el XIX? Si es así, ¿qué hacemos protegiendo lugares?

Se trata de un edificio que posee el máximo grado de protección comoBien de Interés Cultural desde el 15 de Junio de 1999 –BOE Nº 142–. Ésta catalogación se le otorga por una serie de características y de condiciones que reúnen ciertos espacios que lo hacen excepcionales.

El Monasterio Leonés de Santa María de Trianos se inicia en el siglo XII por orden de Tello Pérez. Situado al borde del río Cea, el lugar desempeñó un papel protagonista en la vida medieval de la zona. Apoyaban la Conquista o Reconquista y se les debe la repoblación del territorio en cierto momento. Este lugar se cedió a los canónigos se San Agustín y, posteriormente a los Dominicos. A mediados del siglo XVI comienza la decadencia que se vislumbra.

El complejo hoy en día está prácticamente desaparecido, pero aún se intuye la traza monástica original. Los arcos apuntados que se observan en los muros están cada vez más debilitados, después de haber soportado siglos de historia no sabemos cuánto tiempo más aguantaran. El ‘interior’ de la iglesia tiene adosadas algunas construcciones más recientes, añadidos históricos que cuentan lo que ha sido. La cabecera todavía se mantiene de manera significativa. El resto de espacios sólo son fragmentos de nuestro pasado, que en algunos casos se encuentran empolvados por pintura mural.

Desde Hispania Nostra se hace un llamamiento a los responsables de éste lugar a través de la Lista Roja, al que nosotros nos sumamos. El abandono de este espacio está consumiendo nuestro Patrimonio. Y es que en algunos casos la sociedad convive con su historia, Saint Andrew en Escocia es un ejemplo que consolidó su ruina, su pasado, y ahora lo pasea su presente.

Entradas populares de este blog

LA HISTORIA REAL DEL MONTE RIOCAMBA DE VALDAVIDA Y CEA, PLEITOS Y AÑOS DORADOS