La gallina de los huevos de CO2



Endesa sigue de campaña, publicitando las bondades de su posible futuro almacén en el subsuelo de nuestra comarca:

FUENTE: LA CRÓNICA DE LEÓN

50 empleos directos, la cara amable del CO2

La investigación de Endesa devuelve por unos meses la actividad económica a la villa tras el fin de AVE

Endesa destaca el impulso económico que su estudio origina en la zona, actualmente escasa en ofertas laborales.

Con independencia de su resultado y de la opinión que pueda merecer el proyecto, el estudio del subsuelo impulsado por Endesa que persigue la localización de lugares aptos donde almacenar dióxido de carbono (CO2) ya arroja sus primeras cifras positivas: la creación temporal de empleo.

Medio centenar de personas (jóvenes en su mayoría) han sido ‘reclutados’ por la compañía energética para participar en la campaña sísmica que estos días ha dado comienzo y que afecta a la comarca de Sahagún, un territorio que no sobresale precisamente por su oferta laboral.

En cuanto al empleo indirecto, el trasiego de técnicos que acompañan el trabajo de campo también ha conseguido abrir viviendas con el eterno cartel de “se alquila” pegado en la ventana; supermercados y establecimientos hosteleros también ven ocupado el vacío que dejaron las plantillas del Tren de Alta Velocidad, la última de las infraestructuras que consiguió generar empleo con mayúsculas en la comarca de Sahagún.

Además de la oferta laboral, el derecho de paso de los equipos de investigación supone un ingreso extra para los propietarios de las fincas afectadas, un total de 15.000, por las que se paga una media de 20 euros por hectárea y por un lapso de ocupación, en algunos casos, de apenas unas horas y sin ‘efectos secundarios’.


En el caso de que los estudios realizados demuestren finalmente que la zona es válida para el almacenamiento de CO2 el proyecto podría ofrecer otros ‘suculentos’ beneficios, según informan sus promotores: “desarrollo económico asociado a la implantación de nuevas empresas interesadas en utilizar las infraestructuras para almacenar el CO2; mejora de las infraestructuras locales (carreteras, telecomunicaciones, servicios...) de acuerdo con las necesidades del proyecto y de la industria que se instale a su alrededor o la construcción de instalaciones singulares como centros de investigación”. El proyecto, mantienen, incentivará el desarrollo de nuevas actividades derivado de la visibilidad nacional e internacional del proyecto a nivel científico “y como polo científico y tecnológico de referencia en la comarca, lo que incrementará la demanda de servicios adicionales asociados a este tipo de infraestructuras”.

Además de estos, la regulación futura deberá establecer las aportaciones económicas a las administraciones locales que se deriven del servicio de almacenamiento.

Las mediciones del suelo afectan a 13 términos municipales

Hace apenas unos días que la compañía energética Endesa inició una campaña sísmica en la comarca de Sahagún que, en resumen, persigue realizar ‘ecografías’ del subsuelo para determinar qué hay bajo la tierra y si ésta sirve o no para almacenar dióxido de carbono (CO2).

La zona afectada comprende un total de 13 términos municipales de la comarca de Sahagún “unos 270 kilómetros cuadrados” que serán sometidos a un análisis puntero (lo lleva a cabo una empresa de origen alemán) a base de ondas acústicas emitidas por una serie de camiones (vibroseis) que atraviesan los estratos de la tierra y que, por reflexión, vuelven a la superficie donde son recogidas por otros dispositivos (geófonos) que transmiten la información obtenida y que después se procesa en otra unidad móvil.
Este estudio forma parte del Proyecto Compostilla, (impulsado por Ciuden, Endesa y Foster Wheeler) y persigue el desarrollo de las tecnologías necesarias para capturar y almacenar CO2.


NOTICIAS RELACIONADAS:

ALMACENAMIENTO DE CO2 en la comarca


Síguenos en: 
sigue guiadelocio.com en facebook sigue guiadelocio.com en twitter

Entradas populares de este blog

LA HISTORIA REAL DEL MONTE RIOCAMBA DE VALDAVIDA Y CEA, PLEITOS Y AÑOS DORADOS