Despedida de la temporada de pesca en el Río Cea

 Texto y fotografía: Mario Montoya

Estamos en Octubre, con la temporada casi finalizada. Decido ir al Cea, rio que no suele deparar muchas capturas, pero sí de buen tamaño. Al ser un rio regulado, hasta hace 15 días ha bajado con demasiada agua para pescar a seca, pero ahora está ideal.


Me decido por la zona del pueblo de mismo nombre que el rio, Cea, con su imponente castillo vigilando nuestros lances. En los últimos días han bajado bastante las temperaturas nocturnas, así que no madrugo y llego sobre las 12, cuando el sol empieza a calentar.

Nada más llegar me asomo a la tabla donde comenzaré la jornada y veo dos o tres cebadas, así que me cambio más rápido que Supermán, pero en este caso con los calzoncillos por dentro.

Se trata de una tabla de corrientes lentas, poca profundidad y bastantes algas, que forman pasillos donde se sitúan las pintonas a la espera de insectos.




Las cebadas son muy discretas, prácticamente sólo se les ve el lomo al subir, así que opto por una emergente, la Jarupiana en este caso. Al segundo lance clavo una pequeña trucha. Mientras estoy secando la mosca observo una cebada de lo que creo es otra trucha pequeña, pero al ponerle la mosca la toma una trucha de unos 30cm, con una preciosa librea, rojiza debido a la gran cantidad de cangrejos señal que pueblan estas aguas.





Continúo pescando al agua, pues dejaron de cebarse, sacando algunas truchas de unos 15 cm. Al llegar a una zona de más corriente, observo una gran cebada, pero la trucha rechaza una y otra vez mi imitación. Cambio a la atractiva Jarupiana, la mosca que me ha dado más capturas esta temporada. La toma a la primera, es una trucha que pasa del kilo, pero tras una larga lucha consigue soltarse al enredarse entre las algas.

Salgo de la zona de tablas y entro en una más típica del Cea: mucha cobertura vegetal, más profundidad y aguas bastante lentas, en las que no vemos el fondo del cauce. Debido a la época en la que estamos, el rio arrastra gran cantidad de hojas muertas, que a menudo impiden la correcta deriva de la mosca y en ocasiones se enganchan en ésta. Aquí solo observo una cebada, de una trucha de unos 35cm, que toma la atractiva sin pensárselo y termina en la sacadera.





Paro a comer el bocadillo justo debajo del castillo, sobre una preciosa poza. Es de tortilla campesina, con lomo y chorizo…buenísima. La comparto con los cangrejos señal, que salen como locos de sus escondrijos y se pelean por cada trozo. Allí sentado veo que una buena trucha se ceba a unos metros y sin levantarme lanzo y atrapo una preciosa trucha de más de 40 cm, que sería la más grande del día y también la última.









Al rato cambió el tiempo, levantándose un fuerte viento del Norte, que además de dificultar los lances, hizo que desapareciera toda actividad en superficie y que la superficie se llenara de hojas. Di por finalizada la jornada en este precioso rio, que si bien es difícil, pocas veces defrauda.



Visto en www.moscasdeleon.com

Entradas populares de este blog

EL PAYUELO Y PARAMO DEL REINO DE LEÓN en los siglos X y XI. Gran lección de Historia

Un pescador de Cistierna captura una trucha de casi 9 kilos en el Río Esla