¿Dónde debe estar la talla de la peregrina de Sahagún?

La Hermandad de la Divina Peregrina se ha negado a la petición realizada desde el Ayuntamiento de Sahagún para devolver al recién restaurado templo sus tallas originales para realizar una exposición de arte sacro

La concejal Cándida Buiza ha informado que la hermandad decidió por mayoría negar que sus propios bienes volvieran a la su iglesia, inclusive la imagen de La Peregrina, patrona de la localidad. Todas las piezas están actualmente custodiadas por las Madres Benedictinas desde 1946, año en que se inició la primera de las múltiples restauraciones del templo. Desde entonces, las tallas han permanecido en el Museo del Monasterio de San Benito, donde se cuida y se muestran gratuitamente a todos los visitantes que hasta allí se acercan.

El Ayuntamiento, que con la organización de esta exposición quiere dar una proyección cultural a Sahagún, a la altura del valiosísimo patrimonio que atesora, no entienden la negativa de la hermandad, de colaborar con su proyecto.

Por su parte, la hermandad exige al Ayuntamiento una serie de condiciones para empezar a negociar una posible cesión de carácter temporal. La primera de ellas es presentar un proyecto formal. La segunda, y la más controvertida, es la de devolver el templo al culto, punto que es inviable, ya que se restauró para albergar el Centro de Documentación del Camino de Santiago. La tercera, y última, es la de garantizar la seguridad de las piezas.

Respecto a la presentación del proyecto, Buiza es tajante: 
«Creo que el mayor proyecto es dar a Dios lo que es de Dios y al César lo que es del César».
Por lo que se refiere a la segunda petición, en Sahagún hay cuatro iglesias dedicadas al culto, por lo que el Ayuntamiento considera «absurdo» que La Peregrina lo tenga de nuevo, pero sí se ofrecen para celebrar la novena y el día de La Peregrina en su basílica. Sobre la seguridad, la concejala asegura que se han instalados alarmas en el edificio, así como cámaras, «todo pensado para garantizar nuestro valioso patrimonio». Sobre la posibilidad de contratar un seguro que proteja las piezas, la edil asegura que «ninguna iglesia lo tiene», aunque admite que «no sería mala idea».

Los bienes de la Peregrina están en manos de las Madres Benedictinas desde 1946. Esta congregación se quiere mantener al margen de esta polémica, ya que ellas mismas se autodenominan como «depositarias de estos bienes, nunca propietarias». En este sentido, la madre abadesa defiende que custodian con custodiamos «con mimo, entrega y sacrificio las piezas siempre en espera de prestar un servicio dignificante como se refleja en el paso de los tiempos». Por este motivo explican que «no son quien» para pronunciarse sobre la ubicación de las piezas que actualmente presiden su museo, y desean que todo se soluciones de una manera satisfactoria.

Por otra parte El Obispado de León asegura ayer al Diario de León no saber nada sobre este proyecto.

FUENTE:

Entradas populares de este blog

EL PAYUELO Y PARAMO DEL REINO DE LEÓN en los siglos X y XI. Gran lección de Historia

Un pescador de Cistierna captura una trucha de casi 9 kilos en el Río Esla